Con las familias

Con las familias

En el Espacio de Aprendizaje Mara-Mara entendemos a la niña o el niño como una unidad dentro de un sistema familiar. De ahí que, cuando le observamos, no sólo le vemos a él o ella, sino a la familia que le acompaña. Para el bienestar y felicidad de la infancia, debemos mirar más allá su estado y percibir la situación familiar en la que se pueda encontrar.

Dicho esto, en nuestro espacio le damos vital importancia a la presencia del referente familiar. Es cierto que es un lugar pensado para que ellos y ellas jueguen y se desarrollen autónomamente, un espacio para pensar, reflexionar, actuar y ser, un lugar donde sientan suficiente seguridad para que puedan aflorar sus potencialidades.

Gracias al acompañamiento, las pautas y el seguimiento familiar, que consideramos único para cada familia, observamos que en nuestro espacio la infancia se siente lo suficientemente libre, segura y confiada para que se pueda dar su desarrollo madurativo particular y pueda crecer en bienestar.

El proceso hacia la seguridad y confianza dentro del espacio varía según la familia. Este proceso es único y personal y las acompañantes del centro se ajustan y trabajan conforme al punto en que se encuentra la familia.

Para que esté proceso sea lo más armónico posible y pueda darse un bienestar familiar real, tanto para la niña o el niño como para los adultos, nosotras ponemos especial énfasis en el proceso de segurización que se da en el periodo de adaptación, dedicando el tiempo necesario para que se sientan seguros en un espacio donde pasarán varias horas al día. Para ello les pedimos a las familias que tengan total disponibilidad, ofrecemos pautas y feed-back a diario, nos reunimos periódicamente y trabajamos en equipo con la familia durante un periodo que varía según la necesidad, edad, las particularidades de cada familia o si ha habido anteriores adaptaciones del niño o la niña.

El primer objetivo de la adaptación es que los niños y las niñas investiguen y conozcan el espacio, conquistando primero el interior para pasar después al exterior. Para ello, la persona de referencia familiar estará a su lado en todo momento, lo que permitirá que pueda explorar con toda seguridad y confianza. Cuando las acompañantes vean que está seguro y conoce el espacio comenzará el siguiente paso.

Una vez logrado este primer objetivo, se habilita un lugar dentro del espacio para que la figura de referencia familiar pueda estar disponible para su hijo e hija, si lo necesitase, durante el tiempo que pasan en el espacio. En este momento el adulto puede disfrutar de un buen libro y una infusión mientras en el espacio de juego, las niñas y los niños y las acompañantes comenzarán su proceso de vinculación mediante los juegos espontáneos de unos o las pequeñas propuestas de otras. Poco a poco se incorporarán pequeñas despedidas que irán aumentando paulatinamente el tiempo de ausencia de la figura de referencia (primero ir al baño, salir al jardín, ir a hacer un recado…) de manera que pueda ir vinculando emocionalmente con el o la acompañante durante dichas ausencias.

Cuando las y los niños  se sientan seguros física (conocimiento del espacio) y emocionalmente (vínculo con la acompañante) se dará la interacción con sus semejantes en el espacio. En este momento, las acompañantes observarán desde la distancia el juego entre iguales e interactuarán con ellos y ellas cada vez menos en lo que al juego se refiere.

Por su lado los familiares referentes ya no necesitarán estar presentes en el espacio pero el trabajo conjunto continuará durante todo el curso por medio del feed-back diario y las reuniones familiares y grupales, tanto a petición del equipo de trabajo como de las propias familias.

La confianza y seguridad adquirida en el proceso de adaptación, sentará las bases de una relación familia- equipo que facilitará la comunicación, la interacción y el crecimiento de todas las personas incluidas en ella.

Equipo Mara-Mara

2 Replies to “Con las familias”

  1. Increíble el aprendizaje de paciencia y observación que me lleve en el período de adaptación de Aratz.
    Vosotras como equipo acompañando cada emoción que surgía tanto en Aratz como en mí, y siendo flexibles a lo que todos necesitábamos hizo que todo fluyera.
    Gracias una y mil veces por esos momentos!
    Deseando el reencuentro.

    1. Hola Saioa, siempre es lindo escuchar vuestros aprendizajes y vivencias como familias. Nosotras tambien aprendemos de ti
      y de tu familia. Gracias por esa apertura y ese crecimientos juntas.
      Nosotras tambien deseando a ese deseado encuentro.
      Mila esker.
      Equipo de MMtxiki

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *